La osteoporosis es un trastorno esquelético caracterizado por una disminución de la fortaleza ósea, que predispone a un riesgo aumentado de fracturas. La fortaleza del hueso depende de dos condiciones: la cantidad de hueso, llamada densidad mineral ósea, y la calidad ósea. Alteraciones en alguno de estos componentes puede generar la osteoporosis.1

 Esta es una enfermedad que compromete todo el esqueleto, pero algunos huesos se afectan más temprano que otros. Es una enfermedad silenciosa, no dolorosa, usualmente no da síntomas hasta que se manifiesta con una fractura espontánea o secundaria a un trauma leve. Los huesos que se afectan con mayor frecuentes son las muñecas, piernas, brazos, costillas, vértebras y la cadera.2

La osteoporosis es la enfermedad metabólica ósea más frecuente, que compromete principalmente a mujeres postmenopáusicas, y su prevalencia aumenta con la edad, afectando hasta un 50% de las mujeres mayores de 75 años.3

 Existen muchos factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad, pero el principal es la edad avanzada. La masa ósea adquiere un pico aproximadamente entre los 30-35 años, y conforme pasan los años, se va perdiendo. Esta ganancia y pérdida ósea está determinada por múltiples condiciones, como la salud hormonal, principalmente las hormonas sexuales que tienen un componente importante. Luego de la menopausia, por la pérdida de los estrógenos, las mujeres inician con una pérdida acelerada de hueso que las predispone a un mayor riesgo de fracturas en comparación con los hombres de su misma edad. Condiciones que afecten las hormonas sexuales, como menopausia precoz, hipogonadismo femenino o masculino, algunos fármacos o drogas, tienen impacto negativo para el hueso.2

Entre las enfermedades o factores de riesgo que predisponen el desarrollo de la osteoporosis se encuentran3:

  • Enfermedades endocrinológicas con problemas de tiroides, paratiroides, exceso cortisol
  • Enfermedades genéticas como Síndrome de Marfan, Osteogénesis Imperfecta
  • Enfermedades inflamatorias como Artritis Reumatoides
  •  Medicamentos como esteroides, heparina, anti estrogénicos como los utilizados en cáncer de mama.
  • Enfermedades que afectan la calidad del hueso como Diabetes Mellitus, Obesidad, VIH
  • Otros factores como raza blanca, bajo peso, dieta pobre en calcio, falta de ejercicio, déficit de vitamina D, exceso de alcohol y cafeína. Entre muchos más.

Esta enfermedad se puede diagnosticar de forma temprana mediante una densitometría ósea. Es un estudio de imagen, no invasivo, en el cual se mide la densidad mineral ósea. Este estudio tiene la limitante de no poder medir la calidad del hueso, por lo cual la valoración clínica es indispensable para definir la necesidad de iniciar tratamiento. Se recomienda realizar de forma preventiva una densitometría ósea a toda mujer mayor de 65 años y todo hombre mayor de 75 años,4 en caso de no presentar algún factor de riesgo que puede desarrollar osteoporosis de forma temprana. El tamizaje es recomendado, dado que cuando aparecen signos clínicos que despierten la sospecha de osteoporosis, esta suele estar muy avanzada. De la misma forma, una radiografía no es útil para hacer diagnóstico, al menos que este muy evolucionada la enfermedad. Exámenes de laboratorio, tienen poca relevancia para hacer diagnóstico.

El diagnóstico temprano de osteoporosis es importante debido a que el riesgo de facturas se puede disminuir con adecuado tratamiento. Las fracturas por fragilidad se asocian a discapacidad transitoria o permanente, e incluso a mayor mortalidad. Un adulto mayor de 75 años, quien sufre una factura de cadera, tiene el riesgo de muerte de un 20% en el primer año. Adicionalmente, 60% presentan algún grado de discapacidad, 30% van a requerir atención permanente y solo 20% logran una recuperación completa.5

El manejo de la osteoporosis se base en tratamientos farmacológicos y no farmacológicos. Las intervenciones no farmacológicas ayudan a prevenir la osteoporosis. Se recomienda una dieta con adecuado aporte de calcio, de 1000-1500mg/día, y adecuado consumo de vitamina D de 800-1200 U/día.6 En caso de no llegar a estar recomendaciones, se debe considerar suplementos de calcio y vitamina D. El ejercicio regular, tanto aeróbico como de resistencia, son necesarios para mantener adecuada fortaleza ósea. Evitar o disminuir factores que puede afectar la calidad del hueso como algunos tratamientos, alcohol, cigarro y la cafeína.3 De la misma forma, evitar caídas es una de las intervenciones que más reduce fracturas. Se recomienda eliminar alfombras, colocar agarraderas en el baño, piso antideslizante, adecuada iluminación, calzado cerrado con poco tacón, evitar tener ambas manos ocupadas, ejercicios de equilibrio, entre otros.

En cuanto al tratamiento farmacológico, los tratamientos se basan en medicamentos que previenen la pérdida de la masa ósea o en aquellos que forman huesos. Ambas intervenciones son efectivas para la prevención de fracturas. Existen tratamiento en comprimidos orales o inyectados, con frecuencia de hasta cada 12 meses.4 El principal problema de los tratamientos de la osteoporosis es que solo se pueden usar por un tiempo limitado.7 El médico debe realizar una adecuada valoración del riesgo de fractura, para el inicio oportuno del tratamiento.

Fuente: Dr. Alejandro Cob Guillén – Endocrinólogo

Bibliografía

  1. Black, D. M., & Rosen, C. J. (2016). Postmenopausal Osteoporosis. New England Journal of Medicine, 374(3), 254–262.
  2. Melmed, S. Polonsky, K. Larsen, R.Williams Texbook of Endocrinology , 13 ed. Elseiver
  3. Ensrud, K. E., & Crandall, C. J. (2017). Osteoporosis. Annals of Internal Medicine, 167(3), ITC17. doi:10.7326/aitc201708010
  4. Compston J, Bowring C, Cooper A, et al. Diagnosis and management of osteoporosis in postmenopausal women and older men in the UK: National Osteoporosis Guideline Group (NOGG) update 2013. Maturitas 2013;75:392-6
  5. Guzon-Illescas, O., Perez Fernandez, E., Crespí Villarias, N., Quirós Donate, F. J., Peña, M., Alonso-Blas, C., … Mazzucchelli, R. (2019). Mortality after osteoporotic hip fracture: incidence, trends, and associated factors. Journal of Orthopaedic Surgery and Research, 14(1).
  6. Jackson RD, LaCroix AZ, Gass M, et al. Calcium plus vitamin D supplementation and the risk of fractures. N Engl J Med 2006;354:669-83.
  7. Shane E, Burr D, Abrahamsen B, et al. Atypical subtrochanteric and diaphyseal femoral fractures: second report of a task force of the American Society for Bone and Mineral Research. J Bone Miner Res 2014;29:1-23