/*ESTILO BLOG*/

Los problemas de ritmo cardíaco (arritmias cardíacas) ocurren cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos cardíacos no funcionan adecuadamente, lo que hace que el corazón lata demasiado rápido, demasiado lento o de manera irregular.

El tratamiento de las arritmias cardíacas puede controlar o eliminar los latidos cardíacos irregulares, lentos o acelerados. Además, debido a que las arritmias cardíacas empeoran o son incluso provocadas por un corazón débil o dañado, puedes reducir el riesgo de sufrir arritmias si adopta un estilo de vida saludable para el corazón.

  1. Síntomas

Los síntomas evidentes de una arritmia pueden incluir: agitación de pecho, aceleraciones en los latidos del corazón (taquicardia), latidos del corazón lentos (bradicardia), dolor en el pecho, dificultad para respirar, mareos, sudoración, desmayo o desvanecimiento.

  1. Causas

Hay muchos factores que pueden provocar una arritmia, entre ellas:

  • Un ataque cardíaco que esté ocurriendo en el momento.
  • La cicatrización de tejido cardíaco de un ataque cardíaco previo.
  • Cambios en la estructura del corazón (agrandamiento cardíaco)
  • La obstrucción de arterias del corazón (enfermedad de las arterias coronarias)
  • Presión arterial alta.
  • Glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo)
  • Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)
  • Consumir demasiado alcohol o cafeína.
  • Abuso de drogas.
  • Estrés.
  • Ciertos medicamentos y suplementos.
  • Apnea del sueño.
  • Genética.

III. Tipos de arritmias cardíacas

Las arritmias se clasifican no solo según dónde se originan (aurículas o ventrículos), sino también según la velocidad de la frecuencia cardíaca o pulso que producen:

  • Taquicardia: Cuando el latido del corazón es rápido, es decir la frecuencia cardíaca en reposo (pulso) es superior a los 100 latidos por minuto.
  • Bradicardia: Cuando el latido del corazón es lento, es decir la frecuencia cardíaca en reposo (pulso) inferior a los 60 latidos por minuto.

No todas las taquicardias o bradicardias indican que tienes una enfermedad cardíaca. Por ejemplo, al hacer ejercicio, es normal que los latidos del corazón sean más rápidos a medida que el pulso aumenta para enviar más sangre rica en oxígeno a los tejidos. Al dormir o en momentos de relajación profunda, es normal que los latidos del corazón sean más lentos.

  1. Complicaciones

Algunas arritmias pueden incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades tales como:

  • Accidente cerebrovascular (Infarto Cerebral o “Derrame”):cuando el corazón tiembla, no es capaz de bombear sangre de manera eficaz, lo que puede hacer que la sangre se acumule. Esto provoca la formación de coágulos de sangre. Si un coágulo se libera, puede viajar desde el corazón hasta el cerebro. Allí, puede bloquear el flujo sanguíneo y provocar un infarto cerebral.
  • Insuficiencia cardíaca: se puede provocar si el corazón bombea sangre de manera ineficaz por un período prolongado, debido a una bradicardia o a una taquicardia, tal como la fibrilación auricular (la arritmia cardiaca más frecuente de todas).

V. Cuándo consultar al médico

Busca atención médica de urgencia si presentas de forma súbita o con frecuencia cualquiera de los signos y síntomas mencionados en algún momento en que no esperas sentirlos. Tu médico cardiológo podrá identificar mediante estudios como el electrocardiograma, ecocardiograma (ultrasonido del corazón), prueba de esfuerzo o monitoreo holter de 24 horas, cual es la posible causa de la arritmia, identificar el tipo de arritmia que es (existen gran cantidad de tipos de arritmia) y de esta forma recomendar el tratamiento más apropiado.

  1. Prevención

Para prevenir la arritmia cardíaca, es importante llevar un estilo de vida saludable, para reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Un estilo de vida saludable para el corazón puede incluir:

  • Seguir una dieta de alimentos saludables para el corazón
  • Aumentar la actividad física
  • No fumar
  • Mantener un peso saludable
  • No consumir o limitar el consumo de cafeína y alcohol
  • Reducir el estrés, ya que el enojo o el estrés intenso pueden causar problemas en el ritmo cardíaco
  • Administrar medicamentos de venta libre con precaución, ya que algunos medicamentos antigripales y para la tos contienen estimulantes que pueden provocar latidos cardíacos acelerados

Redactado por: Dr. Luis Alberto Laínez Sánchez,
Especialista en Cardiología de la Red Médica MediSmart.