Cómo describir con palabras una sensación tan profunda y diversa como un orgasmo. Hay quienes ven colores, otros sienten hormigueos o entumecimientos, algunos tienen sensaciones de pérdida de consciencia. El orgasmo es una etapa de la respuesta sexual, se trata de una experiencia psicofísica compleja que genera un intenso placer, y suele estar acompañada de una pérdida relativa de consciencia. Aunque es la misma definición para el orgasmo femenino y masculino, cada quién lo percibe de manera diferente.

El orgasmo femenino sigue dando trabajo a los investigadores, cada vez se obtienen nuevos estudios sobre la respuesta sexual humana que permiten descartar mitos y creencias sobre tan controvertido tema.

Cuantos tipos de orgasmos hay?: los que cada quien tenga, porque la sensación es subjetiva. Freud planteó que existía un orgasmo vaginal o maduro y uno clitoridiano o inmaduro. En la actualidad esa teoría está descartada: hay un solo orgasmo y lo produce el cerebro, se trata de un reflejo involuntario (como estornudar, lo puedo contener o potenciar) que se desencadena en la zona sacro lumbar y el cerebro lo interpreta como placentero. Todo el cuerpo es erógeno, cualquier parte del cuerpo es potencialmente capaz de regalarnos sensaciones placenteras. Incluso podemos alcanzar un orgasmo a través de sueños y fantasías.

La forma de alcanzarlo más fácilmente es por la estimulación externa del clítoris (órgano con 8000 terminaciones nerviosas que mide alrededor de 8 cm), sin embargo también se puede estimular desde el interior de la vagina. De acuerdo con Estupinyà (2013), la investigadora francesa Odile Buisson, encontró que las mujeres que alcanzan orgasmos estimulando el famoso punto G, tienen un espacio uretrovaginal más delgado que les permite alcanzar estructuras internas del clítoris y es lo que produce el intenso placer. También es cierto que la estimulación directa del glande del clítoris y la penetración se sienten diferentes porque activan diferentes zonas de la corteza sensorial del cerebro.

La eyaculación femenina y el squirt NO son lo mismo. Aunque ambos se tratan de expulsión de líquidos con el orgasmo, no son lo mismo. La eyaculación femenina es una secreción de un líquido blanquecino y espeso, algo parecido a una lubricación muy abundante, que producen las glándulas de Skene cuando se estimulan a través de la cara anterior vaginal y su secreción vierte hacia la uretra y por ahí sale, pero no es orina.

El squirt (chorro en inglés), es la expulsión a través de la uretra, de un líquido tipo orina, mucho más diluida y más transparente que la orina normal y también contiene pequeñas trazas de secreciones de las glándulas de Skene. Miriam Al Abid (2019), indica que se trata de una hiperfiltración en los riñones y llenado rápido de la vejiga que se experimenta en la excitación sexual al aumentar la oxitocina y bajar la vasopresina (hormona antidiurética).

Existen diversos patrones orgásmicos. Actualmente se describen 4 patrones orgásmicos. Un patrón es una sucesión de fenómenos que se producen más o menos de la misma manera, por tanto, las mujeres tienden a responder de la misma forma, aunque no son estáticos y se modifican en función del aprendizaje y la experiencia.

  1. Mono orgasmo: 1 solo orgasmo muy intenso seguido de periodo de resolución
  2. Poli orgasmo: con 1 estímulo se dispara 1 orgasmo, con otro estímulo se dispara otro orgasmo y así sucesivamente se consiguen varios orgasmos intensos
  3. Multi orgasmo: con 1 solo estímulo se consiguen varios orgasmos de diversa intensidad
  4. Orgasmos tetánicos: con 1 solo estímulo se mantiene un orgasmo por un periodo prolongado de tiempo

Existen muchos mitos sobre el orgasmo femenino, que es necesario desenmascarar, tales como:

  • El hombre es el responsable de hacer sentir placer a la mujer
  • El orgasmo solo se alcanza con la penetración
  • La masturbación dificulta alcanzar el orgasmo con la pareja
  • Es más difícil para las mujeres llegar al orgasmo que los hombres
  • Sin orgasmo no hay disfrute
  • Lo normal es alcanzar juntos al orgasmo
  • El tamaño del pene influye en el orgasmo

El tema es tan apasionante como interminable. Muchas creencia falsas alrededor del tema se siguen reproduciendo y terminan castrando nuestro verdadero placer. La psicoeducación, tanto en hombres como en mujeres, cumple un papel importante en la desmitificación de tabúes y en el autoconocimiento personal para responsabilizarnos de nuestra propia sexualidad incluyendo el placer y las éticas del consentimiento, la igualdad, la honestidad, la salud y la diversidad.

Salomé Artavia Barquero, Licenciada en Psicología

Referencias:

Al Abid, M. (2019). Hablemos de Vaginas. Madrid, Anaya Multimedia.

Estupinyà, P. (2013). S=ex2 . La Ciencia del Sexo. Barcelona, Random House Mondadori.